Cortos de animación, una experiencia con puro corazón

Volver Atrás
 

Luego de casi tres meses de trabajo, los ciudadanos inscritos al taller de creación de cortometraje de animación, incluIdo en el proyecto Cinemateca Rodante, de la Cinemateca Distrital, presentaron en la Universidad Jorge Tadeo Lozano tres cortometrajes en una versión ‘casi final’, varios de estos trabajos tuvieron observaciones ese día por parte de los coordinadores de la iniciativa y su tutor.

En 2018 se está desarrollando la séptima edición de Cinemateca Rodante, todos los trabajos audiovisuales elaborados este año en el proyecto tendrán su premier el domingo 2 de septiembre en Cinemateca al Parque.

Sin embargo cada laboratorio irá presentando una muestra de resultados en la que se hacen ajustes finales. En junio, Idarteshabló con un representante de cada uno de los tres colectivos creadores de los cortometrajes de animación: GentrificaciónNacimiento y Sapo Calabazo para conocer sus experiencias en este proyecto de formación gratuita.

Entre los tutores, maestros o profes, de estos tres colectivos creadores estuvieron los animadores Miguel Otálora y Alejandro Riaño, quienes hablaron con Idartes.  

¿Miguel cómo fue dirigir a un grupo de entusiastas animadores audiovisuales que no tenían experiencia?

Yo amo el proyecto Cinemateca Rodante, me gusta como está propuesto desde la convocatoria y su desarrollo, los resultados por el corto tiempo son de aficionados que le ponen el corazón.

Fueron casi tres meses de trabajo, los grupos hicieron los estudios de grabación en sus casas, queríamos que los participantes se divirtieran porque los procesos de animación son agotadores.

La mitad de los asistentes no tenían experiencia en animación pero partimos de la base de con qué experiencia profesional contábamos para definir los cargos dentro de las grabaciones ya que nos interesaba más su entusiasmo, eso cubría un poco la falta de experiencia.

Puede que en el resultado no se vea una animación increíble pero sí refleja cariño y afán por hacer las cosas bien, por hacerlas con pasión.

Estos cortometrajes son muy instintivos, me gusta que no son personas con experiencia, a veces los experimentados sobre-juzgan todo demasiado. Para los participantes todo era nuevo, sorpresivo.

Siento que lograron ser un combo de parceros y eso es importante porque lleva el trabajo a otro nivel, al comienzo identificamos los roles y acertamos. Todos se estaban ayudando, se apropiaron de cosas que no hacen parte de su mundo y lo disfrutaron.

Miguel es creador de Las crónicas elefantiles una serie infantil que se estrena en Señal Colombia.

 

Estas son las historias de los tres cortometrajes

 

1. Gentrificación - cortometraje de animación

Una historia que habla sobre las pocas casas antiguas de Bogotá que aún siguen en pie después de las nuevas construcciones de vivienda.

María Alejandra Barrios, artista visual y maestra de artes habló sobre el cortometraje en el que trabajó junto a seis personas. Ella en 2017 participó en el laboratorio de cortos ficción, también de la Cinemateca Rodante y para el 2018 se enteró por redes sociales que se habrían las inscripciones para nuevos talleres “Soy artista plástica y en lo que estudié hice énfasis en audiovisual siempre he tenido interés en el cine, la imagen las historias y desde lo plástico por la animación”.

El equipo realizador: Alexander Lossa, director de fotografía; Jessica Antonio, diseño gráfico y diseño de personajes; Juan Enrique Arango producción, animación y montaje de color; Alberto Torres, animación y asistente de arte; Alejandra Ayala productora; Hernán Valero, asistente de producción y María Alejandra Barrios, directora de arte.

¿Cómo fue el trabajo en equipo con tantos desconocidos?

Fue un proceso intenso de tiempo, compromiso y trabajo simultáneo. Un experimento social interesante en el que un grupo de desconocidos sacamos adelante un gran proyecto.

¿Qué opina de estos espacios que ofrece la Alcaldía?

Son muy importantes, porque le dan la oportunidad a un grupo de cineastas, que sin importar si tienen conocimiento o no, puedan mostrar  sus ideas.

Además en esta versión integraron las localidades y eso ha sido un gran acierto para conocer y recorrer la ciudad.

¿Qué sigue para Gentrificación?

Vamos a revisar una ruta de festivales que reciban el corto (es muy corto) y queremos preservar el set porque tuvo mucho trabajo.

 

2. Sapo Calabazo - cortometraje animación

Una historia tradicional de la costa caribe colombiana.

Carolina Latorre, artista plástica e ilustradora infantil fue la vocera de este colectivo integrado por cinco mujeres. Para escoger la historia de Sapo Calabazo cada una presentó su proyecto y los tutores las ayudaron a seleccionar esta historia, además de sugerirles los roles que tendrían dentro de la realización, “no conocía la Cinemateca Rodante, me enteré por redes sociales y estuve indecisa entre el taller de guión y la animación. Ambos me aportarían demasiado a mi profesión”.  

El equipo realizador: Maria Victoria Olaya, asistente de arte y sonido; Yolanda Duarte, directora; Manuela Osejo, edición y animación; Tatiana Barragan, productora y Carolina Latorre, dirección de arte y diseño de personajes.

¿Cómo fue el trabajo en equipo con desconocidos?

Fue genial porque cada una de las mujeres del equipo tenía algo que la destacaba, trabajo en primera infancia y con comunidad indígena, así empezamos a descubrir cosas en común.

En general todos los participantes de este taller de animación son muy bonitos, humanos y generosos, también han surgido colaboraciones, compartimos información ... ha sido muy enriquecedor.

¿Qué opina de estos espacios que ofrece la Alcaldía?

Me encantó este proyecto del Idartes, es muy necesaria esta formación en animación para valorar los cortos. Todas las conferencias, los profesores Miguel Otalora Alejandro Riaño estuvieron muy atentos y tienen mucha experiencia.

¿Qué sigue para Sapo Calabazo?

Seguirlo moviendo, no creo que nos formemos en colectivo porque cada uno tiene otros grupos de trabajo.

3. Nacimiento - cortometraje animación

La vida desde la danza.

Mauricio Sosa, artista plástico y tatuador explica que llegó al proyecto gracias a su amigo Miguel Otálora y quiso inscribirse porque llevaba mucho tiempo sin hacer un ejercicio académico, además su hermano también se registró para realizar el taller de guión de Cinemateca Rodante. “A partir de este laboratorio ahora quiero trabajar el movimiento, le agradezco al proyecto haberme sacado de mi zona de confort”.

El equipo realizador: Juan Camilo Fernández, director de animación y montaje; Lissy Olaya, directora de arte y montaje; Lorena Escobar, directora de fotografía y montaje y Mauricio Sosa, productor, animación y música.  

¿Cómo fue el trabajo en equipo con desconocidos?

Al comienzo la comunicación fue un poco complicada, lentamente pudimos construir y terminar el corto las cuatro personas que lo presentamos.

A este proyecto uno se inscribe por iniciativa propia, aquí vinimos a aprender no solo lo académico que estuvo a cargo de Miguel, Alejandro y Claudia, sino la creación colectiva, nosotros hicimos un ejercicio horizontal en el que la dirección fue algo global.

¿Qué opinas de estos espacios que ofrece la Alcaldía?

Es muy importante que las iniciativas públicas cobijen a las personas que no tienen los recursos. Que se incentive a las personas por la educación, en la universidad no tuve acceso a tan buenos equipos como en el laboratorio.

 

¿Qué sigue para Nacimiento?

Supongo que debemos moverlo de alguna forma pero no conozco el tema de los permisos y derechos de autor por ser un trabajo en colectivo con una entidad del distrito.

El proyecto Cinemateca Rodante está dirigido a todas las áreas de producción de un audiovisual,  se encarga de identificar a los líderes, organizaciones, colectivos o personas interesadas y reunirlos con profesionales   de la industria, con el fin de construir una ciudad creativa y generadora de sus propias imágenes en movimiento.

En el 2018,  la Alcaldía de Bogotá a través del Instituto Distrital de las Artes - Idartes, y la Cinemateca Distrital, abrió la convocatoria para que los interesados se inscribieran en uno de los espacios de formación para la creación en animación, documental, ficción, circulación y gestión del archivo audiovisual, realizados en diferentes puntos estratégicos de la ciudad, que permitieran a las comunidad narrar sus propias historias desde el audiovisual acompañado con profesionales activos del sector.

Por: Litza Alarcón