Se lanzó el Cuaderno de cine colombiano No. 23: “Cine y política”

Volver Atrás
 

La Cinemateca Distrital de Bogotá realizó el lanzamiento de su Cuaderno de cine colombiano No. 23, “Cine y política: Disidencias, transgresiones y resistencias”, una coedición de la Cinemateca y el Ministero de Cultura de Colombia, en un evento con sala llena la noche del 17 de marzo.

El vigésimo tercer título de la colección Cuadernos de cine colombiano se ocupa del cine político y responde al interés de la Cinemateca de construir una memoria crítica para el cine colombiano, en este caso indagando en las relaciones entre el cine y la política y entre el cine y las transformaciones sociales. Este número de la colección contó con la historiadora y preservadora Luisa Fernanda Ordóñez como editora invitada.

“Con la presente edición queremos abordar de manera amplia las relaciones entre el cine colombiano y la política, y el análisis comienza con la definición misma de lo que puede considerarse cine político”, señaló Julián David Correa, director de la Cinemateca Distrital, recordando que el cine es un hecho social que tiene diferentes posibilidades que se desarrollan de manera paralela.

“Casi siempre el cine es industria (es un conjunto de oficios de los que se puede vivir y con los cuales se construyen empresas), a veces la escritura con imágenes en movimiento es arte, y en todos los casos el cine es una forma de expresión ciudadana. Todo cine es político, no solamente el cine de Marta Rodríguez o Carlos Álvarez, sino también las comedias de Dago o la obra de Luis Ospina y Víctor Gaviria. Todo cine es político porque presenta una perspectiva de país, porque construye memoria y porque propone identidades posibles”, destacó Correa en un evento en el que se los articulistas Yamid Galindo, Alejandro Jaramillo y Claudia Salamanca plantearon distintas perspectivas sobre el tema abordado en el cuaderno. Al terminar esta charla se proyectó el documental Cesó la horrible noche (Ricardo Restrepo, 2013), trabajo que sobre la base de filmes familiares, presenta a Bogotá alrededor del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán.

“En nuestra historia hay una clara presencia de lo política en el cine colombiano, que va desde cine institucional hasta la puesta en escena de historias de ficción o de documental. Podíamos decir que desde El drama del 15 de octubre de 1915 se encuentra una clara marca de lo que es el uso de un hecho político en el cine colombiano, hasta El abrazo de la serpiente, en donde si uno lo mira con detalle, podrá encontrar una impronta política, cultural, social y antropológica” anotó Yamid Galindo.

“La intención principal de este cuaderno de cine fue desplazar las coordenadas clásicas que han regido la escritura sobre cine y política en Colombia”, dijo a su turno la editora Luisa Fernanda Ordóñez a propósito de la concepción de libro que también incluye textos de Isabel Cristina Restrepo, Juan Carlos Arias, Camilo Aguilera y Alejandro Jaramillo.

¿Desde cuándo, cómo, dónde, quiénes y qué se hace visible en una imagen que consideramos 'política'? ¿cuáles son los marcos de referencia con los que se ha escrito la historia de los vínculos entre la categoría de 'lo político' y la imagen en movimiento en el país? ¿existen formatos, géneros y lenguajes en los que este problema se expresa mejor que en otros?. Tanto la imagen en movimiento como la categoría de 'lo político' son, hoy más que nunca, discursos flexibles que pueden ser abordados desde múltiples frentes. Esta edición de los Cuadernos de Cine Colombiano es un intento por desplazar los límites de las coordenadas a partir de las cuales se ha reflexionado acerca de este tema en la escritura de la imagen en movimiento en el país.

El Cuaderno de cine colombiano No. 23, “Cine y política: Disidencias, transgresiones y resistencias” se puede descargar aquí.